¡Envío gratis para pedidos superiores a 50€!

Enfermedades de pintores por falta de EPI

Entre los muchos riesgos que debe asumir un trabajador destacamos aquellos que vienen derivados del uso de determinadas sustancias como pueden ser las pinturas sin el correcto uso de los EPI.

Ya sea un pintor que trabaja en un lugar cerrado en casa, pasando por el ebanista o el chapista que pinta los vehículos todos están expuestos  a sustancias químicas, ya sea en mayor o menor grado.

Por ello el uso de equipamientos de protección individual (EPI) resulta vital para prevenir algunos riesgos

Enfermedades causadas por no usar EPI

Es posible que a causa de dicha exposición surjan diversos problemas de salud. La mayoría causados por la inhalación de los gases que desprende la pintura. También se dan casos de ingestión accidental o absorción por la piel.

Algunas sustancias “únicamente” causan irritaciones pero otras pueden ocasionar consecuencias más graves en la salud como alergias crónicas o efectos cancerígenos.

Algunos de los problemas que puede contraer un pintor son:

  • Inhalación de productos químicos tóxicos: Los pintores pueden exponerse a productos químicos tóxicos como el plomo, el amoníaco y el cloruro de metilo. Estos productos químicos pueden causar irritación de los ojos y las vías respiratorias, dificultad para respirar, tos y dolor de cabeza.
  • Lesiones en la piel: Exponerse a sustancias que irritan la piel, como los disolventes, y pueden desarrollar eccema o dermatitis.
  • Lesiones oculares: Las partículas volátiles y líquidos que pueden causar irritación ocular.
  • Lesiones por caídas: Los pintores que no llevan equipo de protección de cabeza y de pies pueden sufrir lesiones graves si se caen de una escalera o de un andamio. Hay pintores que trabajan únicamente en fachadas de grandes medidas por lo que siempre corren un riesgo importante de sufrir riesgos.

¿Qué medidas podemos tomar para reducir estos riesgos?

Dependiendo de la actividad a la que se dediquen se aplicaran unas medidas más específicas para cada caso de manera individual:

Las pinturas se deben almacenar en una zona aislada, con buena ventilación para evitar la acumulación de vapores y a las que se deberá acceder con equipos de protección individual (EPIs) mascarillas con filtros para evitar la inhalación de los mismos.

Los trabajadores deben utilizar equipos de protección individual (EPIs) como mascarillas, guantes o monos de trabajo para una mayor seguridad e higiene.

Desde Uso Único Profesional recomendamos que todos los profesionales del sector ya sean más jóvenes o más mayores deben llevar el equipo adecuado para cuidar su salud.

Para más información contacte con nosotros a través de info@blog.usounicoprofesional.es o visitando nuestra página web.